¿Estás pensando en establecer un fideicomiso? Aquí te compartimos algunas de las principales ventajas de este contrato.

  • El fideicomiso es una garantía exclusiva que no se comparte con otras personas o acreedores.
  • El caso de deudas por parte de los participantes del contrato (fideicomitente, fideicomisario o fiduciario), el inmueble o patrimonio no puede ser embargado y queda fuera de la masa concursal.
  • La flexibilidad del fideicomiso permite que las personas tengan distintos tipos de bienes como son: equipos, inmuebles, terrenos, derechos de cobro, acciones, cuentas, etc. El contrato siempre se escritura según las necesidades de las partes.
  • Una de las principales ventajas es que un crédito se vuelve más accesible y fácil de obtener ya que se mitigan riesgos monetarios en la operación.
  • Debido a que el fideicomiso no involucra un proceso judicial, la recuperación de los financiamientos es mucho más rápida.
  • Finalmente, este tipo de contrato es una figura sólida y neutral a nivel tributario, que no entorpece los procesos operativos del fideicomitente.

Fuente: lafiduciaria.com